Lo Ultimo | Steven Spielberg | Sarah Char | Muerte

¡En peligro! Steven Spielberg es amenazado de muerte por una mujer

El afamado director, Steven Spielberg, logró obtener una orden de alejamiento contra una mujer que lo amenazó de muerte.

Uno de los directores más destacados de la historia, Steven Spielberg, recientemente logró un alivio en su vida puesto que una mujer lo había estado amenazando de muerte durante un tiempo.

Spielberg finalmente obtuvo una orden de alejamiento contra una mujer que lo amenazó de muerte en varias ocasiones. El cineasta dijo que presentó la demanda en contra de Sarah Char, quien lo ha estado acosando durante meses enviándole mensajes por las redes sociales y coaccionándolo.

Steven Spielberg 2.jpg

En los documentos obtenidos por el medio estadounidense TMZ, el director de éxitos como “Jurassic Park” o “La lista de Schindler”, de 73 años, señala que la policía comprobó que la mujer ha intentado recientemente comprar un arma de fuego para cumplir sus amenazas.

Además, según las autoridades, Sarah Char ha sido arrestada anteriormente por amenazas criminales, acoso y acecho. “Si tengo que asesinar personalmente por robar mis IP, lo haré. ¿Entiendes?”, le decía la mujer en Twitter en uno de los múltiples mensajes que le hizo llegar al cineasta.

Steven Spielberg 3.jpg

Según TMZ, el ganador de cuatro premios Oscar aseguró temer por su vida y sentirse preocupado por su seguridad y la de su familia. Tras presentar la denuncia, Spielberg obtuvo rápidamente una orden de alejamiento temporal que impide a Sarah Char estar a menos de 90 metros de él, su esposa y sus hijos, así como seguir intentando comunicarse con él.

No está siendo un año de lo más tranquilos para Spielberg. Una de sus hijas, Mikaela, de 24 años y adoptada en 1996 al mes de nacer, reveló meses atrás sus intenciones de dedicarse a la industria del porno.

Steven Spielberg 4.jpg

El pasado mes de febrero, Mikaela contaba en exclusiva al diario The Sun que es “un animal sexual” y que decidió sacar un beneficio económico de sí misma.

“Lo cierto es que me cansé de no poder capitalizar mi cuerpo y de que me dijeran que tenía que odiar mi cuerpo. También me harté de trabajar día tras día de un modo que no satisfacía mi alma. Me apetecía hacer este tipo de trabajo, satisfacer a otras personas. Es algo que me hace sentir bien porque no me siento violada”, dijo.