Estados Unidos | Sharon Stone | Stone | Cannes

Sharon Stone sorprendió en la alfombra roja de Cannes

La actriz norteamericana Sharon Stone deslumbró con un vestido de tul en la alfombra roja de Cannes

El día de ayer desfiló por la alfombra roja del Festival de Cine de Cannes la actriz Sharon Stone de 63 años. La recordada protagonista de la cinta Bajos instintos deleitó a los fotógrafos y asistentes con un colorido vestido. Stone acudió a la cita del cine francés para la presentación su último trabajo "La historia de mi esposa".

La actriz Sharon Stone llegó en horas de la tarde a la proyección de la cinta donde acudió como invitada especial. La producción fue dirigida por el realizador húngaro Ildikó Enyedi, y protagonizada por la actriz Léa Seydoux, quien no pudo asistir a la presentación por contraer coronavirus. Seydoux también forma parte de la producción que presentó hace unos días el director Wes Anderson La crónica francesa.

Los asistentes al festival de Cannes que se toparon con Sharon Stone, se deleitaron con el vestido de la actriz, hecho de tul y acompañado de flores bordadas. El diseño pertenece a la colección de la casa Italiana Dolce & Gabbana.

Recordemos que hace poco la actriz Sharon Stone presentó sus memorias "La belleza de vivir dos veces" donde dio detalles de los problemas que debió sortear a lo largo de su vida como enfermedades, traumas de su juventud y un episodio de acoso que sufrió mientras rodaba Bajos Instintos. Según relató Stones, el Director Paul Verhoeven, le pidió a la actriz que se quitará la ropa interior para "mejorar la escena" del interrogatorio.

Captura Stonnes.JPG

Coincidencialmente el director de Bajos Instintos Paul Verhoeven está también en Cannes aseguró en una entrevista al medio Deadline, que las denuncias de Sharon Stone eran "una tontería" y también desmintió que Stone lo abofeteara tal y como dice el libro de la actriz.

Bajos Instintos fue filmada completamente en 1991. Se rodó en California en muchas localidades diferentes. También se rodó en San Francisco, donde activistas homosexuales trataron de sabotear sin éxito el rodaje, porque lo consideraban homófobo y misógino. Finalmente el director tuvo que cortar la película para que no se calificara como una producción porno.