Lo Ultimo | Shannen Doherty | serie | actriz

Shannen Doherty: "No estoy lista para morir"

La famosa actriz de "Beverly Hills 90210″, Shannen Doherty, ha tenido una vida polémica y ahora quiere cambiar.

Shannen Doherty es una de las famosas actrices de la legendaria serie “Beverly Hills 90210″, producción que le dio toda la fama que hasta hoy en día la acompaña.

A los 19 años el éxito se le subió a la cabeza y tardó mucho tiempo en caer a la tierra. Por sus incontables caprichos se ganó el odio de sus compañeros de trabajo. Nadie quería estar con ella en un set. Su historia es todo lo que no hay que hacer en Hollywood. Falta de profesionalismo y no pensar que puedes pasar de un personaje en un proyecto exitoso a la nada.

Shannen Doherty 2.jpg

La actriz cuenta con una carrera televisiva que se remonta a principios de los 80. Sin embargo, se catapultó al estrellato a principios de los 90 gracias a su papel icónico como la adolescente Brenda Walsh en la serie “Beverly Hills, 90210″. Esa misma década resultó ser una época difícil para ella. Cuando la serie juvenil debutó en 1990, la actriz era la más famosa del reparto. La ventaja que tenía respecto a sus compañeros, ella la aprovechó una y otra vez.

Con la guardia baja, llegó lo peor. Un agresivo cáncer de mama que se le diganosticó en 2015, pareció controlado dos años después, pero regresó en 2019 con más fuerza y se expandió por su cuerpo. Shannen lo mantuvo durante largo tiempo en secreto mientras enfrentaba otro duro golpe: la muerte de su amigo, Luke Perry, quien falleció a los 52 años tras sufrir un derrame cerebral.

Shannen Doherty 3.jpg

Pero la actriz decidió que no va a rendirse. Es un mujer fuerte y no planea bajar los brazos. Se mantiene positiva y aprovecha para disfrutar de pequeñas cosas, momentos que significan todo para ella. Tiene un mensaje para aquellos que pasan por algo similar: “Se trata de seguir cavando el pozo en busca de la fuerza para afrontar la adversidad”.

Una pesadilla para sus compañeros de “Beverly Hills, 90210″. “Siempre llegaba tarde, su impuntualidad era devastadora”, dijo el productor Charles Rosin, “y cuando llegaba, tenía una actitud atroz e indiferente. No era feliz trabajando en la serie”. Ella siempre lo negó y dijo que el resto de los actores le tenían envidia.

Los actores le suplicaron al creador de Beverly Hills 90210, Aaron Spelling, que la despidiese. “Había gente que se llevaba bien con ella” recordó Brian Austin Green (David Silver), uno de sus mejores amigos, “y gente que no, que fueron los que ganaron”.