Lo Ultimo | Michael Jackson | Barry Gibb | hermanos

¡Inédito! Barry Gibb, ex Bee Gees, botó a Michael Jackson de su casa

El único sobreviviente de los Bee Gees, Barry Gibb, contó una curiosa anécdota con el llamado rey del pop, Michael Jackson.

Un integrante de los Bee Gees; de hecho, el último que vive de ellos, habló recientemente sobre una curiosa anécdota con Michael Jackson. Se trata de Barry Gibb, quien ha vivido en Miami desde el año 1974.

Barry Gibb, que ha vivido desde 1974 en Miami, ofreció una entrevista a The Guardian donde reveló que tanto él como sus hermanos, los mellizos Maurice y Robin, trabajaron con Michael Jackson, aunque la música de esos encuentros nunca salió a la luz.

Barry Gibb y Michael Jackson 2.jpg

“Nos sentamos en mi salón durante días, simplemente divirtiéndonos, sin escribir canciones. Se nos ocurrió una, “All in My Name”, pero nunca lo tomamos en serio. Creo que Michael solo estaba tratando de escapar del entorno legal en el que estaba atrapado, estaba visitando a personas con las que sabía que podía identificarse, porque no sabía quiénes eran sus amigos”, relató Barry Gibb, de 74 años. "Michael, dónde sea que vayas, te tienes que ir".

“Pero luego empezó a pasar el rato en la casa todo el tiempo y yo tenía que levantarme por la mañana; soy 12 años mayor que él, tenía que llevar a mis hijos a la escuela. En algún momento, dije: ‘Michael, dónde sea que vayas, te tienes que ir’'. Así fue como le pedí cortésmente a Michael Jackson que se fuera de mi casa”.

Bee Gees y Michael Jackson.jpg

Barry Gibb recientemente celebró su 74 cumpleaños y su aniversario de bodas de oro el mismo día: conoció a su esposa Linda, una ex Miss Edimburgo, detrás del escenario en Top of the Pops a finales de los 60.

Todos los hermanos de Gibb lucharon con su fama: la afición de Maurice por el whisky y la Coca-Cola se convirtió en un problema con la bebida que lo atormentó hasta que ingresó a rehabilitación a principios de los 90; a Robin le gustaban demasiado las anfetaminas; el hermano menor, Andy, catapultado al éxito en solitario gracias a la fama de sus hermanos, desarrolló una adicción a la cocaína que lo mató a los 30 años. "Podría traer drogas a la casa pero terminarían por el inodoro. Ella nunca me permitió ir en esa dirección".

Michael Jackson 2.jpg

El hecho de que Barry Gibb saliera relativamente ileso de la popularidad aparentemente se debe a su esposa. “Mis hermanos tuvieron que lidiar con sus demonios, pero yo estaba casado con una dama que no iba a permitirlo”, afirmó. “Podría traer drogas a la casa pero terminarían por el inodoro. Ella nunca me permitió ir en esa dirección”.