Lo Ultimo | Lady Gaga | perros | Ryan Fischer

¡Mucho dinero! Lady Gaga y la recompensa a quien encontró a sus perros

La mujer que encontró los perros de Lady Gaga puede estar tranquila, pues recibirá nada menos que $500 mil.

Lo que acaba de vivir Lady Gaga con sus mascotas es algo que no se le desea a nadie pero, afortunadamente, la cantante el pasado viernes pudo recuperar a sus dos bulldogs que le robaron a su paseador, Ryan Fischer, el pasado miércoles y en el que el hombre recibió un disparo.

La salvadora de esta historia fue una mujer y así lo dio a conoer la Policía de Los Ángeles a través de su cuenta en Twitter “La mujer encontró a los perros y contactó con el equipo de Lady Gaga para devolverlos”, dijeron las autoridades. Por ahora no se sabe quién es la mujer, pero en primera instancia se ha descartado que formara parte del robo, pero se supo que los dos perrunos, llamados Koji y Gustav, estaban en perfectas condiciones y sin heridas.

Lady Gaga.jpg

Lady Gaga había prometido una recompensa de 500 mil dólares, la cual hará efectiva tan pronto quede esclarecido el robo y secuestro de sus perros.

En cuanto a los secuestradores de perros y, en particular, a la persona que disparó a su paseador, todavía están en libertad, pero se estableció que los investigadores están detrás de varias pistas y videos que darán con la posible captura de los delincuentes.

Lady Gaga y Ryan Fischer.jpg

En una entrevista con CNN en la mañana del viernes, el padre de Lady Gaga dijo que el paseador de perros es un amigo cercano de su hija. Permanece hospitalizado "pero se recupera" bien, dijo a CNN una fuente cercana al cantante este jueves.

“Arriesgaste tu vida para luchar por nuestra familia”, dijo Gaga sobre su amigo en su publicación. “Siempre serás un héroe”, puntualizó.

Ryan Fischer.jpg

A Fischer le dieron un disparo mientras caminaba con tres perros de Lady Gaga el miércoles por la noche en una calle cerca del famoso Sunset Boulevard. Videos de una cámara en una casa cercana registraron los gritos de Fischer quien decía “¡Oh por Dios! ¡Me han disparado!”, “¡Ayuda!” y “¡Estoy sangrando del pecho!”.