Lo Ultimo | kim kardashian | kanye west | divorcio

¿Y entonces? Kim Kardashian y Kanye West siguen remodelando su casa

Según algunas informaciones, Kim Kardashian y Kanye West están arreglando su mansión, haciendo olvidar el rumor de divorcio.

Mucha confusión ha generado el hecho de que trascendiera que Kim Kardashian y Kanye West continúan avanzando las obras de remodelación en su mansión, justo cuando se ha hablado tanto de su inminente divorcio.

Y es evidente que muchos se sorprendieron cuando, días más tarde de conocerse esta noticia, se supo que la mansión que la pareja tiene en Los Ángeles y en la que actualmente reside la empresaria se encuentre en trabajo de reformas.

Kim Kardashian y Kanye West.jpg

Incluso se conoció el detalle de que al parecer varios obreros se encuentran trabajando en el terreno para lo que parece una ampliación del enorme jardín trasero de la casa.

Y es que precisamente gracias a todas las reformas hechas en ella, esta mansión tiene ahora un valor de 60 millones, tres veces más del valor por el que la compraron. Kim Kardashian sería la propietaria de todo el terreno, mientras que el rapero lo sería de la propia casa en sí.

Kanye West y Kim Kardashian.jpg

Hay mucho dinero de por medio

Lo del divorcio entre las celebridades estadounidenses, la modelo y empresaria Kim Kardashian y el rapero Kanye West, cada vez más se vuelve más real. La semana pasada, por ejemplo, muchos medios de comunicación reportaron que esto es "inminente", pero otros apuntaban que simplemente se estaban dando un tiempo.

Si todo se concreta, Kim y Kanye estarían comenzando un proceso de divorcio multimillonario sin ninguna duda. Ambos son dos de las personalidades más ricas de todo el mundo, y juntos han conseguido sumar un patrimonio difícilmente alcanzable por otros matrimonios de cualquier panorama mundial.

Kim Kardashian y Kanye West 2.jpg

Pero ahora siguen saliendo detalles de los costos que dejó la boda, que se celebró el 24 de mayo de 2014 en el castillo Forte Beleveder de Florencia, y de otros detalles del propio proceso de divorcio.

Según informó ABC.es, en cada uno de los asistentes, la pareja gastó 60.000 euros en un servicio que incluía el alojamiento, peluquería y maquillaje. La tarta era una torre de siete pisos hecha de vainilla y moras decorada con pan de oro (6.800 euros) y la pareja se invirtió la friolera de 136.000 euros en rosas blancas. También contrató al tenor italiano Andrea Bocelli para que amenizara la velada.