Lo Ultimo | Kate Winslet | Titanic | Kate

¡Horrible! Kate Winslet vivió un calvario después de Titanic

La ya legendaria actriz, Kate Winslet, confesó que nunca supo lidiar con el éxito y la fama que le dio Titanic.

Casi que sin querer queriendo Titanic se convirtió en una de las películas más exitosas de todos los tiempos y en gran medida fue por la excelente actuación de los entonces jóvenes Kate Winslet y Leonardo DiCaprio.

El filme de James Cameron, estrenado en 1997, fue un éxito mundial que además logro cosechar 11 premios Óscar. La historia del hundimiento del transatlántico y la calidad de quienes la interpretaron quedó marcado para la historia.

Kate Winslet 2.jpg

Pero no todo lo que brilla es oro, como dice el dicho. Para Di Caprio resultó todo más fácil que para Winslet, ya que mientras el actor se insertó de inmediato y de lleno en ese mundo, a ella le costó mucho más.

La inglesa debutó en cine a los 19 años en Heavenly Creatures, y en 1997, con tan solo 22, se puso en la piel de Rose en la película de Cameron. Los flashes, el asedio de la prensa, fue lo primero que la perturbó. Pasó de ser una más a tener guardias periodísticas las 24 horas del día.

Kate Winslet y Leonardo Di Caprio.jpg

“Después del éxito entré en modo de autoprotección. Era como el día y la noche, de un día para el otro. Estuve sujeta a mucho escrutinio físico personal, me criticaron mucho y la prensa británica fue bastante cruel conmigo”, comentó años atrás Kate, en un postcast de Marc Maron. Con sus palabras explicó que lo que consiguió internacionalmente, esa aclamación, no fue tal en la tierra en la que nació.

Pensó en dejar la carrera, pero no lo hizo. Lo que sí hizo fue alejarse de las grandes producciones. Sintió que no estaba lista para ser parte de la industria cinematográfica y dio un paso al costado para tomar impuso y regresar con fuerza. Lo que vino después de Titanic fueron trabajos menores: Hideous Kinky en el 98, Holy Smoke un año más tarde, Quills en 2000.

Kate Winslet 3.jpg

“Me sentí intimidada, si soy honesta con lo que me pasó. Recuerdo que pensé: ‘Esto es horrible y espero que pase’. Definitivamente pasó, pero me hizo darme cuenta de que, si eso era ser famosa, no estaba lista para ser famosa. Definitivamente no”, explicó sobre la distancia que decidió tomar respecto al éxito para poder centrarse y volver a empezar.

A la par, y pese a su negativa, las propuestas laborales se multiplicaban. Las grandes producciones la convocaban para protagonizar, pero su cabeza no quería saber nada. Y Winslet se enfocó en proyectos independientes. “Me pasó todo muy rápido, cuando todavía estaba aprendiendo a actuar. Sentía que no estaba preparada para hacer muchos de los trabajos importantes en Hollywood. Traté estratégicamente de encontrar pequeñas cosas para poder entender un poco mejor el oficio y mantener cierto grado de privacidad y dignidad”.