Estados Unidos | El conjuro 3 | Conjuro | Johnson

El Conjuro 3 llega a los cines y a la plataforma HBO Max

En el Conjuro 3 se cuenta la historia real de un joven que cometió un crimen y se declaró inocente por estar poseído

En unos días llega a las salas de cine y a la plataforma HBO Max la nueva película de terror "El Conjuro 3", y en la nueva entrega reseña la historia real del joven norteamericano Arne Cheyenne Johnson, de 19 años, quien fue acusado de asesinar a sangre fría a su casero, Alan Bono, en 1981.

En el Conjuro 3 se ve como el abogado de Johnson alega que el joven fue poseído por un demonio y obligó a Arne a apuñalar a su casero con una navaja de bolsillo. En aquel entonces, los investigadores paranormales Lorraine y Ed Warren, estuvieron ligados al caso, y es justamente lo que se relata en la nueva entrega de la saga.

Todo comenzó cuando David Glatzel, cuñado de Arne Cheyenne Johnson empezó a experimentar alucinaciones aterradoras. El niño veía regularmente "un hombre con grandes ojos negros, una cara delgada con rasgos de animales y dientes irregulares, orejas puntiagudas, cuernos y pezuñas", dijo su madre Judy a la revista People en el período previo al juicio. La criatura, agregó, le dijo que "tenga cuidado".

EL CONJURO 3: EL DIABLO ME OBLIGÓ A HACERLO – Trailer Oficial

Al ver la condición de su hijo, los padres de David llamaron a los Warren, quienes aplicaron varios exorcismos, y en uno de ellos participó Arne Johnson. Poco después Lorraine Warren confirmó que durante uno de los rituales, Johnson pareció sacrificarse para ayudar a salvar al niño. “Johnson se levantó de un salto y le gritó al demonio: 'Entra en mí, lucharé contigo, entra en mí'”, recordó.

Hasta el día de hoy, el hermano de Debbie y David, Carl Glatzel, sostiene que la afirmación de los Warren fue un engaño para ganar dinero rápido y que David sufrió una enfermedad mental cuando era niño. Demandó a Lorraine Warren y al autor Gerald Brittle en 2007 cuando una reimpresión del libro de Brittle "El diablo en Connecticut" sacó a relucir la traumática experiencia. El caso fue desestimado.