Cine | Anthony Hopkins | Jodie Foster | actor

Jodie Foster y Anthony Hopkins se reunieron

Los actores Jodie Foster y Anthony Hopkins se reunieron para celebrar los 30 años del estreno de El silencio de los inocentes

La revista Variety reunió a la actriz Jodie Foster y al actor Anthony Hopkins para celebrar por adelantado, el estreno de la película "El silencio de los inocentes", que se exhibió por primera vez en las salas de Estados Unidos un 14 de febrero de 1991. Durante la conversación los actores revelaron muchos de los secretos de la filmación la cinta que se hizo merecedora de cinco premios Oscar de la academia.

La exitosa cinta protagonizada por el actor Anthony Hopkins y Jodie Foster recaudó en todo el mundo 270 millones de dólares. Una de las primera anécdotas la contó Hopkins, quien al ver el título de la cinta, le preguntó a su agente si se trataba de una película infantil.

Al respecto agregó: "Luego, cuando me envió el guion, leí diez páginas y le pregunté si el ofrecimiento era real, porque era lo mejor que había leído en toda mi carrera", recordó el actor. Durante la charla, el actor también confesó que en un principio no podía creer la suerte que tenía al trabajar con la actriz que pocos años antes, en 1989, había ganado un Oscar por su papel en Acusados. "Me daba miedo hablarte", le dijo Anthony Hopkins a Jodie Foster.

'Silence of the Lambs' Reunion! Anthony Hopkins & Jodie Foster Talk Dr. Lecter | Actors and Actors

En cuanto al personajes de Anthony Hopkins, es decir, el doctor Hannibal Lecter, Jodie Foster contó que la primera vez lo vio metido en el papel se aterró: "Recuerdo la voz y el tono metálico que usaste en la primera lectura del guion. Cuando te convertiste en Hannibal Lecter sentí un escalofrío. Después de eso estaba demasiado asustada como para charlar".

Además continuó la actriz: "La escena que me ayudó a afirmar el personaje es una que aparece al comienzo de la película. Clarice entra a un ascensor y está rodeada de agentes masculinos que son todos mucho más altos que ella. Algo en su expresión de calma para mí debía demostrar casi un sentido de vergüenza por no ser más alta, más fuerte, como si con su actitud intentara superar las fallas del cuerpo con el que nació. Ahí entendí que ese es su poder. De alguna manera ella era como las víctimas y el hecho de que pudiera empatizar con ellas la convertía en la heroína de la historia", puntualizó Jodie Foster.